El boxeo queda en segundo plano con la UFC

0
146
El mexicano Saúl
El mexicano Saúl "Canelo" Álvarez camina a su esquina tras noquear al ruso Sergey Kovalev en una pelea por el cetro de los semipesados por la Organización Mundial de Boxeo, el sábado 2 de noviembre de 2019 (AP Foto/John Locher)

LAS VEGAS (AP) — El ring estaba vacío, la mayor atracción del boxeo estaba tomándose una siesta y los aficionados que pagaron más de 1.000 dólares por un boleto para presenciar la pelea entre Saúl “Canelo” Álvarez y Sergey Kovalev por el título semipesado, en su lugar tuvieron que ver una pelea de UFC desde Nueva York en la gran pantalla del MGM Grand Garden Arena.

Los que miraron la pelea desde casa a través de DAZN tuvieron suficiente tiempo para tomar también una siesta. La pelea inició hasta la 1:15 de la mañana del horario de la costa Este en Estados Unidos pues el servicio de ‘streaming’ no quiso rivalizar con un evento de la UFC, incluso contra un peleador tan popular que DAZN le dio un contrato de 365 millones de dólares contra cualquier lógica económica del boxeo.

Lo que esto signifique para el futuro del boxeo puede ser debatible, al igual que el papel de DAZN. Este deporte ha tenido sus altibajos a lo largo de los años, pero DAZN ha invertido millones de dólares en una apuesta para televisar algunas de las mejores peleas.

Lo que no está a debate es que el ceder a la UFC no sólo fue una afrenta a quienes pagaron por el servicio sino una vergüenza para el deporte en sí.

“Absolutamente lo veo como una cachetada al boxeo y que se la dieron a sí mismos”, dijo Stephen Espinoza, jefe de la división de boxeo en la cadena Showtime. “En este caso nadie obligó a los promotores y empresa de transmisión a tomar esta decisión. Ellos simplemente tomaron una pésima decisión de atrasar la pelea”.

Si la decisión fue mala, las apariencias fueron peores. La plataforma televisiva que quiere adueñarse del boxeo y atrasa una de sus más grandes peleas del año simplemente porque tenían miedo de competir con la UFC.

Esto significó que hubo aficionados sentados en el MGM que sin saberlo estuvieron viendo un ring vacío casi toda la noche. Los seguidores en casa tuvieron que ver material de relleno hasta que la pelea terminó después de las 2 de la mañana.

Esta situación debió resultar en una disculpa de DAZN. Pero irritar a la afición se ha convertido en la norma estos días y el boxeo no es la excepción.

Joseph Markowski, vicepresidente ejecutivo para América del Norte de DAZN, argumentó que la compañía tomó la decisión correcta, esto en lo que concierne al futuro del boxeo en su empresa.

“Se tuvo un incremento de suscripciones y audiencia entre el final de la pelea de UFC al inicio de nuestra pelea”, comentó Markowski. “El punto es que más personas vieron al Canelo por esta razón y eso es un buen resultado para nosotros”.

Otra vez, esto no tenía por qué ocurrir. Además de mermar la calidad del producto, poniendo al boxeo al servicio de la UFC, cuando en realidad ambos deportes tienen audiencias propias que no coinciden tanto como parece a primera vista.

“Estamos presenciado cómo se deprime la envergadura de grandes eventos deportivos”, declaró Espinoza, cuya cadena es rival de DAZN y que ha perdido algunas grandes peleas con este servicio. “Y eso es malo para todos nosotros”.

Markowksi declinó informar cuantas nuevas suscripciones se vendieron o cuántos nuevos aficionados se suscribieron a la plataforma que ofrece un atractivo servicio para los aficionados que no quieren desembolsar mucho por las peleas de boxeo en pago por evento. Desde su debut, DAZN se ha negado a dar información del cuánta gente paga 20 dólares al mes o 100 al año por las peleas.

Lo que no es un secreto es que la compañía necesita el ingreso de los televidentes después de dar grandes contratos a boxeadores como Álvarez, Anthony Joshua y Gennadiy Golovkin.

Por AP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here