¿Cuál gorra debería tener en su placa Mike Mussina, la de Orioles o Yankees?

0
90
Mike Mussina
Mike Mussina

NUEVA YORK – Al momento de ponerse el jersey del Salón de la Fama la tarde del miércoles, Mike Mussina silenció una conversación que se había convertido en una opinión general, y con ello, consolidó su lugar en Cooperstown. Ahora viene el debate.

¿Con qué gorra aparecerá Mussina en su placa del Salón de la Fama cuando sea exaltado en julio? Ni siquiera el propio Mussina lo sabe todavía, y si se está inclinando por uno u otro equipo, no lo ha compartido en público.

«La situación es única. Es casi como si hubiese dividido mi carrera a la mitad con dos organizaciones», declaró Mussina. «Ahora mismo, es bien difícil para mí elegir uno u otro. Ambos equipos fueron fundamentales para que yo estuviera sentado aquí».

Lea también: La placa de Roy Halladay en Cooperstown no tendrá el logo de ningún equipo

Son los directivos del Salón de la Fama los que básicamente deciden con qué gorra un exaltado aparece en su placa, pero en el caso de jugadores como Mussina, cuyas carreras fueron casi divididas a la mitad, se les da la oportunidad de que ellos elijan. Para la mayoría de los entronizados, las decisiones son una mera formalidad, y Mussina sólo tuvo que voltear hacia su derecha e izquierda el miércoles para encontrar un par de ejemplos. No hay duda alguna sobre los equipos que el boricua Edgar Martínez y el panameño Mariano Rivera representarán en el Salón. La placa de Roy Halladay no tendrá gorra con el logo de los Azulejos ni de los Filis, debido a lo mucho que significaron para él ambas franquicias, decisión que fue tomada por su familia. Eso nos deja a Mussina, quien presenta uno de los casos más interesantes en varios años.

A simple vista, parecería que el Salón creó el concepto de la gorra en blanco para jugadores como Mussina, quien pasó 10 temporadas con los Orioles y ocho con los Yankees, siendo un estelar en ambos clubes. Pero en los últimos años, esto ha sido poco común. Halladay será el primer exaltado en aparecer con una gorra en blanco desde Tony La Russa y Greg Maddux en el 2014. Antes de eso, el último jugador en hacer lo propio fue Jim «Catfish» Hunter en 1987.

«Ambos lugares fueron grandes factores en mi carrera», reconoció Mussina. «Es una decisión bien difícil. Voy a necesitar algo de orientación, ayuda, opiniones, opciones, antes de que tomemos la decisión final».

Examinemos los argumentos para ambos equipos.

Baltimore
Los números: 147-81, 3.53 de EFE, 288 aperturas, 2,009.2 entradas lanzadas, 45 juegos completos, 15 blanqueadas, 130 de ERA+, 3.63 de FIP, 1.175 de WHIP y 3.29 K/BB, 48 de WAR

Sus logros más destacados: Si el volumen, la producción y los reconocimientos son el criterio principal, Mussina probablemente califique más para aparecer en su placa con la gorra de los Orioles. El derecho encabezó la Liga Americana en las categorías de estadísticas de pitcheo más importantes seis veces, y cinco de ellas llegaron con los Orioles: Mussina lideró la Americana en porcentaje de victorias (.783), juegos ganados (19) y blanqueadas (4) en 1995, aperturas (36) en 1996 y entradas lanzadas (237.2) en el 2000. Cada una de sus cinco convocatorias al Juego de estrellas llegaron mientras jugaba con los Orioles, al igual que cinco de las seis veces que finalizó entre los primeros cinco en las votaciones al Premio Cy Young del Joven Circuito. Cuatro de sus siete Guantes de Oro en la Liga Americana también fueron en Baltimore.

Mussina inició 40 partidos más, lanzó casi 500 innings más y evitó carreras en una proporción menor por 16% menos, en comparación con el resto de la liga, con los Orioles.

El valor intangible: Dicho de manera sencilla, Baltimore es donde Mussina se convirtió en una estrella. De hecho, los Orioles lo seleccionaron en el Draft en dos ocasiones diferentes, en la 11ma ronda en 1987 y luego una vez más como la 20ma selección general en el Draft amateur de 1990. Al año siguiente, debutó en las Mayores y luego tuvo marca de 22-10 y efectividad de 2.63 en sus primeras 44 aperturas en la Gran Carpa, a las edades de 22 y 23 años. Mussina abrió el Juego Inaugural por los Orioles en 1994 y en los próximos siete años se convirtió en el as de un equipo que lograría avanzar a la postemporada en dos ocasiones.

«El lugar donde comienza todo, el equipo que te elige en el Draft, que te debuta en las Mayores, que te da una oportunidad», destacó Mussina. «Ellos me dieron la oportunidad de lanzar y me dijeron, ‘Vas a hacer esto hasta que demuestres que no puedas hacerlo más'».

Nueva York
Los números: 123-72, 3.88 de EFE, 248 aperturas, 1,553 entradas lanzadas, 12 juegos completos, ocho blanqueadas, 114 de ERA+, 3.50 de FIP, 1.21 de WHIP, 4.02 K/BB, 35 de WAR

Sus logros más destacados: Tenemos que comenzar con el contrato. Habla de lo pretendido que fue Mussina en una agencia libre que incluyó a Alex Rodríguez, Mike Hampton y el dominicano Manny Ramírez. Fue uno de los primeros refuerzos que el manager Joe Torre pidió inmediatamente después de ganar la Serie Mundial del 2000.

«No habían comenzado sus vacaciones y ya querían hablar conmigo», dijo Mussina. «Eso fue importante».

Mussina terminó firmando por seis años y US$88.5 millones con Nueva York, e inmediatamente se convirtió en el as de un cuerpo de lanzadores que ya incluía a Roger Clemens y Andy Pettite. Mussina fue un caballo de batalla para los Yankees, pero nunca cargó con toda la responsabilidad, ni llegó al Juego de Estrellas con el uniforme de los Bombarderos. Sí, ganó tres Guantes de Oro y terminó dos veces entre los primeros seis en las votaciones para el Cy Young.

A lo largo de sus ocho años con los Yankees, Mussina encabezó a los lanzadores calificados de la Liga Americana en victorias, fue segundo en aperturas, cuarto en entradas, quinto en EFE+ y tercero en WAR.

El valor intangible: Si Baltimore es donde Mussina se convirtió en una estrella, en Nueva York consolidó dicha condición. Fue en el Bronx que Mussina ganó la mayor cantidad de dinero y consiguió la fama. En Nueva York, Mussina tuvo 17 presentaciones (sólo seis con Baltimore) en la postemporada y cosechó 20 triunfos en una temporada –por única vez– en el último día de su carrera.

Cuando le preguntaron el miércoles sobre cuál fue el momento más importante de su carrera, Mussina nombró dos. Ambos con el uniforme de los Yankees: Haber vencido a los Medias Rojas para su 20mo triunfo en el 2008 y su relevo de tres entradas en el Juego 7 de la SCLA del 2003, partido que al final ganaron los Yankees con el jonrón de oro de Aaron Boone.

Por Joe Trezza / MLB.com

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.