¿Los Red Sox pueden repetir? cuatro interrogantes para los campeones

0
363
Rafael Devers
Rafael Devers

El manager de los Boston Red Sox, Alex Cora, realizó una clínica matutina de béisbol para un pequeño ejército de jóvenes en su ciudad natal de Caguas, Puerto Rico, el mes pasado. Bajo el sol naciente, Cora tomó un micrófono y presentó a algunos amigos de las Grandes Ligas que lo ayudaron, como Alex Cintron, quien jugó nueve años en Las Mayores y ahora es coach de los Houston Astros.

Mientras hablaba, Cora sonaba como si estuviera construyendo una especie de crescendo, que era todo por diseño. El último instructor invitado que se presentó fue Rafael Devers, el tercera base de 22 años de Boston, quien había hecho el viaje desde la República Dominicana para unirse a su manager. Cora lo colmó de elogios ante la multitud de niños y padres.

Cora apreciaba sinceramente la presencia de Devers. Pero esto también fue una cuestión de Cora en los últimos días para 2018 en beneficio de los Red Sox de 2019, quienes intentarán convertirse en el primer equipo desde los Yankees de 1998-2000 en repetir como campeones. El progreso de Devers como jugador es una de las principales preguntas que surgirán sobre el equipo de Cora en la primavera.

1. ¿Qué sucederá con Devers? Devers y Miguel Andújar, de los Yankees, parecen estar en una encrucijada similar en sus respectivas carreras: ambos tienen un enorme potencial ofensivo, pero enfrentan interrogantes sobre su viabilidad defensiva en la tercera base. Devers llegó a Las Mayores en 2017 e inmediatamente se impresionó con su poder, pero como muchos jugadores jóvenes, luchó con su enfoque en el plato en el segundo año, bateando .240.

Pero el personal de los Red Sox vio avances en Devers al final de la temporada, y eso pareció continuar durante una postemporada en la que bateó para .294 y tuvo algunos turnos al bate realmente sólidos. En el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, Devers dio el golpe de gracias a los Astros y a Justin Verlander con un jonrón de tres carreras por la banda opuesta. Devers levantó su mano derecha mientras corría las bases. En la novena entrada del Juego 4 de la Serie Mundial, Devers bateó un hit por el medio para romper un empate a cuatro, esto la noche después de la derrota de Boston de 18 entradas; Tom Goodwin, entrenador de primera base de Boston, dio un paso adelante para felicitar a Devers en la base, dándole una palmada colegial en el hombro derecho.

La esperanza de Boston es que a medida que Devers mejore su condición y gane experiencia, defenderá mejor, será más consistente en sus turnos al bate y se convertirá en una fuerza en la alineación de los Red Sox. Cora anunció que Mookie Betts se moverá de primero a segundo bate para aprovechar mejor el daño que hace a menudo en su primer turno al bate de cada juego, lo que representa alrededor del 20 al 25 por ciento de sus apariciones en el plato. Andrew Benintendi puede batear primero, y J.D. Martínez podría ser el limpiabases.

Si Devers continúa mejorando, ese puesto número 3 (un gran lugar para batear, debido a la presión aplicada por Betts y Martínez a los lanzadores y receptores oponentes) podría pertenecer al antesalista.

Algunas de las otras interrogantes de los Red Sox:

2. ¿Añadirán mas piezas del bullpen? Los Yankees han construido nuevamente lo que parece ser un bullpen lleno de talento monstruoso y gran capacidad de ponche: los zurdos Aroldis Chapman y Zach Britton, los derechos Dellin Betances, Adam Ottavino, Chad Green y Jonathan Holder. Los Red Sox, por otro lado, tienen mucha incertidumbre: sobre quién cerrará los juegos, sobre si los relevistas utilizados en gran medida para ganar la Serie Mundial en octubre se recuperarán este año.

Pero recuerda, había tantas dudas acerca de que el bullpen de Boston de camino a la postemporada, y Cora y su personal encontraron una manera. Ryan Brasier y Matt Barnes deberán desempeñar papeles importantes en el bullpen de Boston, y la oficina de Boston espera poder encontrar ayuda en algunos de los agentes libres de ligas menores firmados en el otoño, que fue la improbable ruta que Brasier tomó el año pasado.

Presumiblemente, los Red Sox recogerán al menos uno o dos relevistas de la gran cantidad de agentes libres de Grandes Ligas sin firmar antes del inicio del campamento. Pero la actividad de Boston este invierno se ha visto afectada por su alta nómina y las implicaciones fiscales de lujo que enfrentan.

3. ¿Cómo contribuirá Dustin Pedroia? Ahora tiene 35 años, saliendo de una temporada de solo 13 apariciones en el plato y otro procedimiento quirúrgico en su rodilla. Pedroia está resuelto en su continuo esfuerzo por regresar, pero como Derek Jeter señaló en muchas palabras, llega un momento en tu carrera en el que todo lo que haces se ve a través del prisma de tu edad. Parece poco probable que esté listo para comenzar la temporada, dado que está en su proceso de rehabilitación, y ha llegado a esa etapa de su vida en el béisbol cuando es casi imposible proyectar lo que contribuirá cuando juegue. Nunca se ha visto igual desde que sufrió una lesión de rodilla tras un fuerte deslizamiento de Manny Machado en 2017.

A Pedroia le quedan tres años de contrato, y su salario irá de $15 millones este año a $13 millones en 2020 y $12 millones en 2021.

4. ¿Cómo se manifestará la inevitable resaca de la postemporada? Después de que los New York Mets llegaron a la Serie Mundial en 2015, el entonces manager Terry Collins les preguntó a amigos como Jim Leyland y Tony La Russa cómo manejar la primavera siguiente. Collins informó que todos dijeron lo mismo: hay resaca y realmente no hay nada que puedas hacer para detenerla.

Podría ser una resaca física, tal vez con Chris Sale, uno de los muchos lanzadores de Boston que se extendieron para ganar la Serie Mundial de 2018; cuando Sale vuelva al montículo en el entrenamiento de primavera, los escuchas de toda la industria se asegurarán de las lecturas de su radar para determinar las pistas sobre la condición de su hombro izquierdo.

La resaca también podría ser emocional. Los Red Sox ganaron la Serie Mundial en 2013 con gran camaradería y química en la casa club, y mientras se desarrollaba la próxima temporada, los veteranos en el equipo sintieron que el gran esfuerzo colectivo había desaparecido; Boston trajo a los mismos jugadores, pero había algo diferente, y los Red Sox pasaron de primero a peor.

Por Buster Olney | Escritor senior de ESPN

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.