Coach David Rosario explica Motivos éxito picheo Licey

2
139
David Rosario
David Rosario

SANTO DOMINGO (Licey.com).- Tener los roles bien definidos en el cuerpo monticular, los aportes del receptor Robert Pérez y la buena comunicación con el manager Robbie Hammock, son las razones que arguye el coach David Rosario, para explicar el éxito del cuerpo monticular de los Tigres del Licey.

El puertorriqueño, que muy merecido se está ganando elogios y el gran crédito por el espectacular desempeño del pitcheo en la temporada 2018-19, que mantiene al equipo azul a flote a pesar de las deficiencias en lo ofensivo y defensivo, expresó sus juicios al respecto y sobre el apretado torneo, de lo que cree, el béisbol dominicano y la fanaticada con los grandes ganadores.

“En el plano particular, me siento muy contento de que, a pesar de la pobre arrancada que llegamos a tener 3-11, hemos tenido una remontada muy, muy grande, en los últimos 15 juegos hemos hecho un trabajo excepcional”, dijo Rosario la noche del martes 27 en el Estadio Julián Javier de San Francisco de Macorís a Juan Carlos Hidalgo para Licey TV.

Sobre el aspecto que le concierne, explicó que lo primero es tener definidos los roles con sus lanzadores, tenerlos informados de cuándo y cómo va a lanzar cada uno.

Recordó que fue un relevista por mucho tiempo y que es muy importante tener claro eso, en particular con el cuerpo de relevistas. Señaló que ese es uno de los puntos que ha permitido que el miércoles, el Licey arribara a 13 partidos ganados, al mantener la ventaja cuando estaba arriba después de la quinta entrada.

Según Rosario, otro punto bien importante es el trabajo espectacular de su compatriota Robert Pérez, un cátcher de Grandes Ligas, que porque necesitaba unos turnos decidió venir a jugar con el Licey.

“Somos dichosos y yo privilegiado de que lo tengo a él, porque hace mi trabajo muchísimo más fácil; es muy experimentado, es muy conocedor de romperle el swing a un bateador, entonces libera mi trabajo”, sostuvo Rosario, quien ya había estado en el staff del Licey y el año pasado lo hizo en parte de la campaña con las Águilas.

Otro aspecto que asegura ha integrado el equipo, es hacer reportes de “scouts” y hacer un plan de análisis de los bateadores y antes de cada juego analizar cómo debería lanzarle a determinados bateadores, “lo cual minimiza los errores”.

Indicó que “el juego es de imperfección”, y aunque se cometen errores, se está mejor preparado y se eliminan probabilidades de cometer errores y dan un margen mayor a ganar.

“De ahí, que cuando hemos tenido ventaja a partir de la sexta entrada, los muchachos han podido ganar”, concedió.

Explicó la particularidad con lanzadores que siempre fueron abridores y que ahora tiene como relevistas, como César Valdez, Francisco Rosario, Leurys Gómez y Génesis Cabrera, a los que tiene avisados de cuándo y cómo los va usar.

“Yo los uso y los descanso, tienen unos días de descanso y unos días de preparación, antes de volver a lanzar. El día que están en uniforme, es porque van a lanzar”, porque son iniciadores naturales, que no puedes usarlos como a un relevista”, argumentó.

Abundó con que varios de ellos solo entran en acción comenzando entrada, excepto César Valdez, que sí lo ha hecho con innings en curso. “Yo digo, que es poner la  persona en posición de ganar, para que las cosas salgan bien”.

Señaló que desde un principio de temporada, con el dirigente Robbie Hammock establecieron un plan de cómo usar el personal de relevo, dependiendo de la entrada en que esté el juego. El mismo incluye, que siempre  hay uno definido por si se necesita un relevo largo, por cuanto, debe de estar preparado por si se presenta la situación.

“Desde que comienza el juego tenemos un ‘semi plan’ acerca de lo que vamos a hacer; claro, no siempre se realizan como lo previste, porque el juego es el que dicta lo que se va a hacer”, razonó.

“Puedo decir que tenemos una excelente comunicación y ha sido bien fácil trabajar con Hammock, que fue buen receptor y bien conocedor de todas estas cosas y ha permitido que tengamos una excelente comunicación en este aspecto”, reconoció.

Etapa de transición

Tras la partida de los abridores Tommy Milone, Chi Chi González y Nabil Crismatt, el entrenador David Rosario señala que ahora el equipo comienza una etapa de transición, con los nuevos importados, de los cuales ya se vio al conocido David Hurlbut (que lanzó el año pasado y el lunes enfrentó a las Estrellas) y Jake Fisher, que debutó ante los Gigantes el martes y el fin de semana saltará al box un tercer estadounidense.

“Pero ahí es donde entra el valor grande de esos lanzadores como Valdez, Gómez, Valdez y Rosario y Cabrera, que serán los intermedios que los sustituirán, para poder llegar al medio del juego. Esto es, esperar que esos abridores tiren tres o cuatro entradas y esos citados puedan llevarlos a la sexta. Tenemos esa profundidad que me permite darle trabajo y entradas a los muchachos y eso es bueno”, abundó Rosario.

Dijo creer que  lo más difícil que ha tenido el presente torneo es la competitividad, lo cual provoca, “que todos los días tenemos que venir al parque a trabajar, porque nadie se puede relajar”.

Añadió que, por la situación del standing, el beneficio es para el béisbol dominicano y la fanaticada, que tiene a todas las ciudades compitiendo y todos pueden tener oportunidad.

Sobre el repunte del conjunto azul, que se vio con marca de 3-11 en ganados y perdidos está en 18-18, dio crédito “a los muchachos que se integraron (en el camino) y que han traído una energía nueva, una energía positiva y la ofensiva que tanto nos hizo falta en la primera etapa”.

Prensa de los Tigres del Licey

Anuncios

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.